Según se articulan las combinaciones de palabras, al igual que ocurre con los acordes en la música, se va generando cierta tensión y algún reposo, en esta conexión que nos propone Juan Baroutian.

También es cierto que hay palabras que asoman con insistencia; entre ellas, rescato: pensamiento, ojos y alma; “la entidad de las palabras”. Y toda referencia a la muerte, aun simbólica. Y sucesivas alusiones a la naturaleza entendida como un todo.

 

Una diversidad comprendida en tiempos y espacios. La raza humana en relación con su entorno.

Una dinámica que se orienta a quebrar la armonía de la vida en general.

Una idea de alteración, de ruptura y hasta de perdición.

Paisajes que se imponen entre líneas: paisajes naturales y a la par, humanos. Paisajes culturales.

 

El libro se divide en tres partes: Raptos / Katá / Kátoptros.

 

 

 

“Hunde su dibujo otro derrumbe.

Es la avidez hoy en la mañana de la piel,

de la medianoche dándote a la pesadilla.

Al tacto de oquedad tras oquedad

flota el azufre, corazón manso de la vida,

al propagarse ave en un flujo

de dos horizontes

que te pierden,

que te resignan.

 

Sujeta los temblores

con la fuerza de fingir,

en otro sosiego

han de beber tus aplomos.

 

Tan lejos de los jardines,

tan lejos

lo que más amamos,

intentar vivir cada vez

fulminará para siempre”.

 

 

 

 

“Hay una nueva cabeza

donde asoman los ojos del inicio

y el fuego inverso que retorna.

La innumerable expolición

con quien comparto el alma,

con quien comparto el sueño.

Un tejido que alucina arpegios,

el oleaje del elixir

en los ojos del oráculo

que me cura con los ojos.

La nota continua del fluir del agua

que es lenguaje de la sed.”

“Gira en el piso inconmensurable,

la construcción de colores impenetrable,

abandonada en el pensamiento,

la construcción de las venas celestes,

de los brazos muertos,

que perturba el orden del tiempo,

no interpretada en la mente,

muda en la noche, no presentida,

que actúa dormida

la vida del hombre.

 

Anclar esta máquina extraña

en movimiento de ensueños,

tomar contacto con ella,

la maquinaria más viva que nunca, fondear

el oráculo de las visiones,

hacerse uno con ellas.

Hundir cada nota en el verbo,

describir el encanto que se inocula,

el poema”.

 

 

 

“Escucha el rumor de los pastos largos

que hacia arriba flamean distantes,

las primeras letras del verso

que formarán la palabra,

formarán el nido.

Exagera el viento el día

de un modo poco habitual,

su incendio azul que llena cada suspiro,

un reino que aconsejan no hollar

que se acerca

por el rabillo del ojo.

Madre de todos los miedos

de este día agitado,

de la cara de hoy.”

 

Título: Raptos

Autor: juan Baroutian

Editorial: Alción Editora

90 págs.

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integró el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Se desempeña en el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas