Hizo que me sentara en un rincón que miraba hacia no sabía adonde, ya que solo pude ver un vacío sin color desde allí.

 

La ausencia de todo, ¿o la presencia de nada?, adormecieron mis reflejos que despertaron cuando vi nacer un resplandor brillante delante de mis ojos. Le siguió un revoltijo de colores, unas manchas informes y chillonas sin forma ni sentido para mí.

 

Una mano se apoyó en mi hombro, invitándome a caminar. Era la mano de quien me había traído.

Muy alto y erecto, él irradiaba autoridad.

 

– Ven – me dijo – Tú no estás preparado aún. Vuelves –  y me guió hasta el elevador en el cual habíamos llegado.

Hacia abajo, vertical, el viaje fue súbito.

– Adiós –, le oí decir cuando la puerta cerraba, y agregó, – Cumple —

 

Corté cada cordón con mis dientes. Eran seis, y ya peleaban por un pezón. Agotada, me recosté sobre la gramilla, alerta. En la selva no es fácil cumplir con lo debido.

 

Él, satisfecho, esbozó la misma sonrisa de siempre. Caminó hacia el elevador.

Otro llegaba.

 

                                                    Roberto Tchechenistky Zazulie

Sobre El Autor

Roberto Tito Tchechenistky nació en la ciudad de Buenos Aires y cursó su formación universitaria en la Facultad de Ciencias Económicas de la Univ. de Buenos Aires, graduándose como Licenciado en Administración. Se desempeñó en la misma Institución como Profesor Ayudante de la Cátedra de Lógica y Metodología de las Ciencias. Después de integrar distintos Estudios Profesionales de relevancia, se independizó para dedicarse a la consultoría y asesoramiento en organización y equipamiento industrial en la industria de la confección de indumentaria y textiles para el hogar. Comenzó a desarrollar su actividad literaria en el año 1999, dedicándose al relato corto y a la poesía, y también al estudio del lunfardo rioplatense, léxico que ha utilizado para redactar algunas de sus producciones.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas