Hace unos pocos días, en este mismo espacio y en ocasión de comentar el bodrio Un hermoso día en el vecindario, comentaba que hay films hechos para llegar a la sensibilidad del espectador, entendiéndola como una inteligencia emocional (por utilizar un mediocre concepto en boga) infradotada: hacerlo llorar y decirle que la vida es linda (si uno se repite una y otra vez que la vida es linda, cada día y cada hora). La existencia de The Farewell nos otorga la buena fortuna de encontrar el contraejemplo: existe la posibilidad de apelar a la sensibilidad del espectador considerándolo un homo sapiens y no un neanderthal.

 

El argumento de la brillante ópera prima de Lulu Wang es inteligente: una joven de origen chino radicada junto a sus padres en New York se entera de dos cuestiones al mismo tiempo, que su abuela que vive en China padece un cáncer terminal y que la familia decidió no decírselo para que no sufra, e inventaron el matrimonio de otro nieto como excusa para reunirlos a todos y que se puedan despedir de la anciana sin que ella se de cuenta. Si bien es cierto que el mismo argumento podría derivar en una historia sensiblera y lacrimógena, también lo es que The Farewell esquiva ese desafío con elegancia, generando una trama donde si bien la tristeza revolotea en forma constante, se apela a un tono leve, gracioso si se quiere, en el que el espectador no puede borrar la sonrisa de su cara hasta el estallido de un final impactante por su belleza y sorpresa.

 

Ya desde el inicio, Wang advierte que se trata de una historia “basada en mentiras reales”. Y deja en claro, de esa manera, que el tema del film, más que la muerte, es la mentira. Analizándola desde el núcleo duro donde se origina y se expresa la cultura general: la familia. Lejos de capciosas banalidades del estilo Campanelli (no hay nada más lindo que la familia unida), Wang disecciona una familia (y una cultura) donde todos se mienten y se ocultan cuestiones trascendentales: inconvenientes económicos, relaciones de pareja, proyectos laborales, etc. Para ello se apoya en las extraordinarias actuaciones de Shuzhen Zhao (Nai Nai, la abuela) y de Awkwafina (Billi, ganadora del Globo de Oro por este trabajo). La joven exiliada, de regreso a su China natal, le permite a la directora entregarle al espectador una mirada curiosa, ajena, a través de la protagonista. Todo se cuenta como si fuera algo nuevo, fresco, porque en definitiva Billi mira el mundo en el que se desenvuelve su Nai Nai como si fuera la primera vez que lo hace, y evalúa la ética y la práctica del resto de su familia desde la lógica incorporada por haberse criado en Occidente, con prejuicios y también con aciertos.

 

No es The Farewell una comedia de enredos (aunque los hay), sino una tomografía de los elementos que hacen a los afectos, al amor y al dolor. Y una de las mayores virtudes de esta película olímpicamente ignorada en las candidaturas al Oscar (que si tuvieran que ver algo con lo meritorio y no con el poder de lobby de cada estudio, no podrían haber evitado incluirla como film, como guión perfecto, y como actrices protagónica y secundaria) es que se permite mirar el dolor desde la sonrisa, la muerte desde la vida, la despedida desde el reencuentro eterno.

Como resulta lógico a esta altura del partido en la distribución cinematográfica en nuestro país, el film fue estrenado con bajo presupuesto y pasó sin pena ni gloria por la cartelera, casi nadie se enteró de que existía. Por suerte existen los torrents.

 

 

The Farewell

Dirección y guión: Lulu Wang

Elenco: Shuzhen Zhao, Awkwafina, Diana Lin y otros

Año: 2019

Origen: Estados Unidos

Pasó sin pena ni gloria por la cartelera Argentina

Disponible en torrent

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas