Impresiones en voz alta de la obra 1789, de Ariane Svletana Mnouchkine, por el Grupo Tambo Teatro, los viernes a las 20 hs. en la Chacra de los Remedios, Parque Avellaneda, Avenida Lacarra y Monte.

20728035_735460043321756_4810420651062665240_n

Muchas veces se hacen esfuerzos dolorosos aparentemente sin sentido. Son las cosas que uno se permite por ver a la banda o al equipo preferidos. Quien mira desde afuera lo adjudica a la irracionalidad del fanatismo. Como quedé fascinado con la destreza del Grupo Tambo en su puesta de Bertolt Brecht en 2016 (http://santoscapobianco.blogspot.com.ar/2016/10/impresiones-sobre-elalma-buena-de.html), me impuse la obligación fanática de ver el debut de su 1789. Este viernes 11 de agosto, sin embargo, el universo complotó para que no pudiera cumplir conmigo mismo.

Una asamblea clave en la escuela donde trabajo para intentar impedir el despido encubierto de un compañero de muchos años, luego la movilización a Plaza de Mayo para exigir la aparición con vida de Santiago Maldonado, secuestrado por Gendarmería en medio de una feroz represión contra la comunidad mapuche. Sólo llegar de cualquier lugar de la ciudad hasta Parque Avellaneda en colectivo con el caos vehicular de un viernes porteño hacía la misión casi imposible.

Pero si se ha presenciado una obra del Grupo Tambo se sabe que el esfuerzo valdrá su fruto. Aunque confieso que después de correr a través del Parque Avellaneda hecho un barrizal, bajo una molesta lluvia invernal, casi a oscuras, para llegar a horario, me hizo replantear mi fanatismo. Puteaba mientras corría preguntándome por qué no escogían, por ejemplo, una sala mejor ubicada, más accesible.

La presentación de hoy me contestó esa pregunta. El viejo Tambo donde los Olivera mantenían sus vacas lecheras entre 1822 y 1912, es una construcción rectangular en muy buen estado de conservación que le permite a un excelente director romper con casi todas las convenciones escenográficas casi sin recursos tecnológicos. Bastan cuatro luces y apilar tres hileras de sillas longitudinalmente y el viejo Tambo se convierte en un teatro con dos escenarios enfrentados, un largo pasillo flanqueado por les espectadores, que será también foco de la acción hasta el paroxismo de que cada rincón exterior a la escena haya sido utilizado en el clímax de la función.

Un lugar ideal para poner una de las obras que revolucionó la forma de hacer teatro en los años 60 y que el Grupo Tambo supo homenajear con soltura. 1789 es la primer obra del Téathre Du Soléil, fundado por Ariane en 1964 y que ocupó para siempre una vieja fábrica de armas, la Cartoucherie, ubicada en el bosque de Vincennes, cerca de París. El paralelismo entre el viejo Tambo en la cabecera de uno de los pocos “bosques parisinos” de la ciudad de Buenos Aires nos explica mucho sobre la identificación política y estética del Grupo Tambo con la propuesta del Soléil.

El Grupo Tambo, que en diez años ya montó cinco obras, conformado en su mayoría por actrices y actores que trabajan de otra cosa el 80 por ciento de su vida, sin subsidio estatal ni privado alguno, que hacen una vaquita para pagarse su propio vestuario y utilería, con un despliegue de creatividad y destreza asombrosos, nos donan con generosidad una particular y poco habitual pasión por los grandes desafíos.

20708186_734709866730107_7030921490710366361_n

Allons enfants de la patrie

Contando cualquier otra historia el grupo podría haber logrado el maravilloso efecto de asombro y emociones orgásmicas  que nos provocó. Porque la protagonista principal en 1789 es la forma de contarnos la historia elegida por su autora y excelentemente dirigida por Daniel Begino, a quien hay que reconocer gran calidad como director y, por lo que se intuye desde la butaca, un gran entrenador de equipos de trabajo actoral. Se tiene la sensación de un grupo humano que es feliz en escena, que es feliz con su rol en la obra y que interactúa al mismo tiempo con camaradería y disciplina. Coordinar el trabajo de más de treinta personas y que resulte así es una tarea titánica que seguramente se explica, además de la capacidad técnica y humana del director por la organización democrática del propio grupo.

Pero con todo lo que se pueda decir de la estética de la obra, y ojo que se podrían escribir seminarios, encima eligen contar de forma revolucionaria la revolución más importante en la historia de la humanidad hasta la Revolución proletaria y campesina de la Unión Socialista de Repúblicas Soviéticas hace cien años.

Si el primero era un enorme desafío (que la resolución haya sido casi perfecta en su debut no debe hacernos olvidar de que era enorme en verdad) el segundo no lo es menos. Porque la autora y su grupo, crearon una genialidad para contar una historia que aprendieron en la primaria de un país y un momento histórico que no tienen nada que ver con nuestro país y nuestro tiempo excepto en lo que es esencial. Para explicarme mejor, hay chistes que sólo se entienden en francés, y me animaría a decir, en francés correctamente pronunciado.

20638242_733413373526423_6684976546087285887_n

Intente contarle la historia argentina, incluso la más edulcorada, la de Mitre, la de Billiken o la de Zamba a un francés de “clase media” de París de 2017 y dígame cómo le fue. ¿Cómo contaría usted a un público no francés la historia mes a mes de la Revolución Francesa de julio a octubre de 1789?

Como estarán comprobando, no soy un buen escritor. Por eso me doy cuenta cuando estoy frente a un hecho estético, técnicamente desafiante y bien resuelto. Pero sí soy un buen profesor de secundaria hace quince años y sin embargo he intentado esquivar siempre dar en clase la Revolución Francesa a les estudiantes adolescentes. No por falta de conocimiento. Probablemente sea la unidad que más disfruta un estudiante universitario, por la riqueza de lecturas y conclusiones, por las enormes implicancias históricas que tuvo uno de los momentos más importantes de toda la rica historia humana.

Tampoco es porque me falte pasión con el tema. En los años de formación política de cualquier militante el estudio de la Revolución Francesa en sus más mínimos detalles ha sido siempre un momento enriquecedor, sabido es que la dinámica de las clases sociales en esos años ha sido el molde de casi todos los eventos revolucionarios en la sociedad que vivimos. Mucho más si usted ha militado en cualquier organización que se plantee el poder social y ni le cuento si tuvo la dicha y el privilegio de combatir junto a la clase obrera por una revolución socialista, contra un Estado corrupto, narco y genocida como el nuestro y tumbado un presidente en la calle.

Creo que fue Federico Engels quien señaló que el estudio detallado, minucioso y preciso de la Revolución francesa fue fundamental para el nacimiento del marxismo tanto como lo es el estudio de cada revolución obrera, campesina o socialista de la historia. Todas las honestas tradiciones revolucionarias se definen en su esencia según una lectura de cada revolución previa. Lo que nunca me va a parecer una mala costumbre de la izquierda exigirse a sí misma cierta rigurosidad histórica.

Sin embargo no hay manual de historia que la cuente de manera tal que no sea un absoluto bodrio. Los apellidos impronunciables de un idioma germano y gutural con más de un acento por palabra, la cantidad infinita de eventos concatenados ineludibles para comprender el todo.

Si encima de todo unx pretende subrayar las conclusiones verdaderas, esas que los libros de Historia eluden o enmascaran… ¿cómo se hace para transmitir a otro ser humano las razones del hambre? ¿Cómo se narra la sensación de ser unx y al mismo tiempo sentirse un grano de arena protagonizando colectivamente una tormenta social que sacudirá el orden establecido durante mil años?

20841736_737728679761559_1037870705370795505_n

Brecht o no Brecht, esa es la cuestión

El Grupo de Teatro Tambo ha tomado el desafío y lo ha cumplido con creces. Treinta actores y actrices en escena mutando de rol durante hora y media, incesantemente. Cuando les espectadores creímos haber comprendido de qué se trataba fuimos sorprendidos una y otra vez hasta el punto de no saber cómo desempeñar nuestro propio papel, el más sencillo de todos. Un despliegue actoral increíble para un desafío imposible.

Han usado cada pedazo de recurso narrativo al alcance de la mano, un realismo social empático para colocar la angustia de un pueblo hambriento y la crueldad de la nobleza terrateniente, el absurdo tragicómico para burlarse de las clases sociales poderosas y las farsas que nos ofrecen como grandes y pomposos acontecimientos, humor ácido de clowns para fustigar la hipocresía de reyes, ministros y cortesanos. No hizo falta que el guión apelase a ningún recurso facilongo para emparentar a los políticos del antiguo régimen con la politiquería criolla para que el público demostrara con la carcajada espontánea que esa mentira, esa impostura ya la había visto en la tele mil veces.

La obra tiene varios momentos para destacar. No uno, sino varios pasajes en los que el despliegue físico de los cuerpos, las voces y los textos son al mismo tiempo un asombroso desafío y una increíble resolución. Se animan a recrear el clima de la Sala de Sesiones de la Asamblea Nacional que redactó la famosa Declaración de los Derechos del Hombre usando los debates originales para que palpemos el desorden, la improvisación, la tensión de las fuerzas sociales y en medio de ese revoltijo entendamos que se trató de un debate sobre los límites a la libertad e igualdad que necesariamente se frustran frente al único derecho inviolable en nuestra sociedad: la riqueza privada. Marx hubiese estado feliz con esa escena.

No es que no haya habido actuaciones individuales descollantes, para nada. La personificación burlesca del Rey Luis y María Antonieta convocando a los Estados Generales fue brillante en los tres planos de la pedagogía política, la efectiva comunicación de la risa con recursos corporales. Una escena de exquisito clima tenebroso y sexual donde por si fuera poco se ridiculiza con justo criterio las interpretaciones fantasiosas que adjudicaban a tres mujeres libidinosas y un hechicero  la responsabilidad de todos los errores políticos cometidos por el Rey que lograron sublevar al pueblo. Las actrices que intercambian el rol de presentadoras en diferentes transiciones de la obra se lucen, como parece ser la costumbre predominante en el grupo, precisamente por la valentía y capacidad técnica con que enfrentan a un público escéptico e instruido en los dos planos, el estético y el político.

Se me ocurrió pensar que esta propuesta logra el objetivo que se propuso Brecht mejor que él mismo. Otro elemento que invita a seguir con fanatismo de hincha al Grupo Tambo Teatro. Porque en la continuidad de las acciones es donde mejor se ve el programa, el sentido estratégico de la propuesta artística de este genial colectivo.

El año pasado la actriz que interpretó el doble protagónico, el actor que hizo de dios, la presentadora/aguatero y algún personaje más (aclaro que no conozco los nombres de cada intérprete y por eso no los cito, no por descortesía sino por falta de labor periodística) se destacaron claramente del conjunto. Y eso no es achacable a les intérpretes sino al propio Brecht, porque en la misma estructura de la obra el contraste entre protagónicos y coro es marcado. En esta obra el efecto coral es impecable. Costaba un verdadero esfuerzo individualizar o intentar siquiera retener en la memoria las caras ante el torbellino de cambios de vestuario (espectacular, de paso) y diálogos. Mérito de la autora y de sus intérpretes locales.

20246010_727100827491011_8920867028507708853_n

Marat o Perón

Creo que el único déficit de la experiencia de hoy fue el público. Que se me entienda bien y con todo respeto, pero el público no estuvo a la altura de la propuesta que presenciamos. Sin embargo llenó la sala y se mantuvo la hora y media fascinado. Y les artistas lograron arrastrarnos por los estados de ánimo que quisieron, a piaccere, nos tuvieron fascinados como serpiente encantada a la flauta.

¿Entonces qué falló para que toda la sala aplaudiera al finalizar la escena de la toma de la Bastilla, que fue la experiencia más conmovedora de mi vida como espectador?

Cuando me dí cuenta que estaba aplaudiendo junto a una decena nada más, y que le decía a les actores y actrices casi en la cara “impresionante, impresionante, la rompieron”, no pude evitar pensar en que esta obra fue creada por jóvenes de veintipico de años revolucionarios/as durante el mayo francés de 1968, para ser representada frente a una juventud universitaria y obrera en la lucha más importante de París a cien años de la Comuna y doscientos de la toma de la Bastilla.

Esta obra fue hecha por artistas y público revolucionarios. Puedo dar fe que entre ese grupo de personas hay quienes tienen pergaminos de ser la generación del Argentinazo y de luchar en las filas de la izquierda más revolucionaria de nuestro país hoy. Por eso han elegido la obra y por eso se han jugado alma y vida en su resolución.

Pero el público no. Las escenas de crítica a la hipocresía y la doble moral de la burguesía y sus políticos son las únicas que generaron un consenso unánime, sobre todo las satíricas. Por su performance y por esa cultura de Pinti, Tato Bores y Capusotto tan propia y característica de la clase media progresista y culta de nuestra ciudad. Se podía sentir la tensión política en el ambiente de aquelarre dionisíaco que produjo el grupo cuando Marat subrayaba que la clave explicativa de toda la revolución, el factor activo, fueron los movimientos populares, es decir, la intervención organizada de las grandes masas en el control de sus propios destinos, parafraseando la pluma genial de León Trotsky.

20664493_733406346860459_8093752293956140302_n

La personificación de Marat es sencilla y genial. Todo el tiempo con las vendas que hizo famoso el óleo La muerte de Marat de Jacques-Luis David, de 1793 que recordó otra obra fundamental del teatro y la vanguardia de izquierda, el Marat-Sade del trotskista alemán Peter Weiss, estrenada en 1964, inspirada en Brcht y Artaud, que seguramente influyó en la obra de Mnouchkine.

Se nota un serio trabajo de investigación en la base de toda la ejecución. Lo que me permite pensar que hay decisiones políticas tomadas por el Grupo para enfatizar o subrayar aspectos de la obra. Por ejemplo esa interrupción que el banquero le hace al primer soldado popular de la Guardia Nacional que ingenuamente había entendido la órden de “vaya y arme al pueblo” y le aclara: “No, armar al pueblo no, yo dije levantar al pueblo”.

Tampoco es políticamente inocente haber elegido el lugar donde un excelente actor (que hizo más de tres personajes distintos durante la obra) interpretó la traición del General que había sido idolatrado y nombrado por el pueblo armado de París como su jefe. El particular púlpito que el director ha elegido para acentuar esta escena a cualquier habitante de Argentina de más de 20 años le hace pensar en el mismo personaje histórico. Es una lectura histórica muy certera del rol del caudillo de masas en los procesos revolucionarios justo en la revolución que parió el modelo arquetípico, que le da nombre al concepto de bonapartismo. Un flor de acierto de la obra.

En ese punto es equiparable al acierto político y artístico de Rodolfo Walsh en su cuento “Un oscuro día de justicia” en el que explica con genialidad y promueve la desconfianza en el poder del líder (y el pueblo comprendió…) generando un clima empático del lector con la situación del pueblo.

La síntesis del éxito político y estético de este hecho artístico es el lugar y el tratamiento que le da al coro, al colectivo, al pueblo. Toda la obra es un manifiesto con una gran conclusión táctica: las clases dominantes y el Estado nos van a querer usar de comparsa para lograr sus objetivos y tarde o temprano nos van a traicionar. Es una prueba más de la confianza de hierro en la capacidad humana para superar el poder más terrible el hecho que verdaderos profesionales del arte tengan hoy en día la capacidad política de entre tantas cosas enfatizar en una enorme conclusión táctica y empírica que surge del análisis de la historia.

20883061_737733166427777_1539218951181944656_n

Agrupémonos todos en la lucha final

Quería dejar para el final lo que más me conmovió desde la pura subjetividad de un espectador hedónico e intentar explicarme mi asombro con la obra de esta noche.

Intentando no cometer el delito de espoilearles nada, porque sinceramente creo que todo el mundo tiene derecho a experimentar algo así, quiero decir que la escena de la toma de la Bastilla casi me hizo llorar. De alegría. De repente y sin aviso treinta personas que hasta hace segundos eran nobles, burgueses, campesinos, rey y reina, etcétera, ahora estaban todes igual vestidos, encarando directamente al público, explicándoles con amabilidad y serenidad cómo fueron los hechos en detalle de la toma de la Bastilla. Es como si yo te parase mañana en una mesita en la calle y te explicara cómo fue el 19 y el 20 o la toma de Brukman, o Puente Pueyrredón. Desde el lenguaje llano y emocional de un militante de base.

Siempre me dio mucha más vergüenza encarar a las personas de a unx que encararlas a todas juntas en una asamblea. Imagino que debe ser algo común. Por eso me pareció encomiable el esfuerzo de este grupo de artistas valiente y jugado que se animó a sostener un monólogo individual con cada espectador. Y los treinta al mismo tiempo.

El clima fue conmovedor. No podía creer lo que estaba pasando. El director recorría la sala pidiendo alternativamente que hablen más fuerte o más quedo, con la batuta para afinar el conjunto musical. Sala donde se había disipado la frontera entre público e intérpretes y yo sentí sencillamente que esto me pasaba a mí solo pero al mismo tiempo que era parte de un cuerpo gigante de personas haciendo lo mismo, sintiendo lo mismo. Y eso se siente cuando uno combate junto a su pueblo contra el poder. Esa adrenalina, esa euforia que es más maravillosa que cualquier sustancia sicodélica.

Y ese murmullo que se hace colchón de voces y coro de gritos y canto colectivo.

Emocionante. Vivo. Nos sacudió en la butaca.

20620983_731935937007500_4210864162375749755_n

Y luego, como en la metáfora de otro artista revolucionario, la novela Mascaró del gran Haroldo Conti, la victoria del pueblo en armas sobre mil años de hambre y opresión fue un estallido circense, con los mismos actores y actrices ahora haciendo de payasos, de amaestradores, de mujer barbuda y hombre forzudo, con trapecistas y soga incluídas.

Le digo más, contento con la felicidad de un pibe porque una actriz me regaló un caramelo picodulce.

Si el público hubiese estado en las luchas de los últimos 15 años la sala completa se hubiese levantado a aplaudir como hicimos algunxs locxs y dos niñas.

La sensación de estar viviendo un momento al mismo tiempo íntimo y colectivo y la alegría desbordada de un pueblo que triunfa, que vence, que alcanza la posibilidad de mejorar su vida y la de su familia.

Luego un corte de clima magistral, realizado con el pregón de un soldado que repetía una sola palabra. Una sola palabra, un imperativo en realidad, que a todo el público lo puso instantáneamente en marzo del 76 y por qué no, ya que de Santiago Maldonado hablamos, nos colocó con dureza también en agosto de 2017. Esta interrupción tan abrupta de nuestra alegría coral dio paso al análisis de la contrarrevolución, y otra vez la defensa de la propiedad privada por parte de las clases poseedoras fue colocada en el banquillo de los acusados, enfrentada a la idea de igualdad y del poder ejercido por el pueblo en armas.

En suma, el Grupo Tambo logró movilizarnos emocionalmente y alejarnos lo suficiente de esas emociones tan intensas para que pudiésemos pensar y hacer un balance político.

En momentos tan sombríos y terribles como los que estamos viviendo y en un año que parece empantanarse en el Riachuelo de la democracia nostra, sólo cabe estar muy agradecido a todes les integrantes del Grupo Tambó Teatro por el envión moral que nos acaban de dar.

Estoy seguro que han logrado sacudir con honestidad y buenas armas hasta el alma más pasiva. El público, como pueblo, deberá también, a su tiempo, aprender a hacer una revolución. Presenciar esta obra seguramente les ayude a avanzar en su comprensión de la realidad y a tomar mejores decisiones políticas. Parece mucho para pedirle a una obra de teatro, pero 1789 del Grupo Tambo Teatro, cumple.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas