Introducción, selección, traducción, notas y fotografías: Wilfredo Carrizales

 

La Festividad de la Pura Claridad (Qing Ming Jie) es uno de los veinticuatro períodos climáticos del calendario solar que coincide con el 4, 5 o 6 de abril de cada año. Este año 2020 se celebra el 5 de abril. Dentro de las festividades tradicionales de China, la Festividad de la Pura Claridad es un día solemne para hacer ofrendas a los dioses o a los espíritus de los difuntos y los antepasados. Por eso se le considera como el día de los muertos. La gente acude este día a limpiar las tumbas y a comer y a beber con sus parientes fallecidos. Es un día para que los hijos muestren su piedad filial (xiao). Al mismo tiempo, es un día para sembrar esperanzas. La tierra ha vuelto a renacer, después del prolongado invierno, y todas las cosas se renuevan.

Cuando llega la Festividad de la Pura Claridad, en China, desde el norte hasta el sur, en cada sitio, se le da la bienvenida a los orioles y al crecimiento de las hierbas, pues la vitalidad de la primavera se pone de manifiesto con su clima que comienza a ser templado. A los campesinos les trae este día la señal de la arada primaveral y también les recuerda el pasado. Es un día propicio para acudir a las tumbas del Emperador Amarillo y del Emperador Yan, el Divino Labrador.

En la antigüedad, durante la Festividad de la Pura Claridad, la gente daba paseos por el campo, se divertía en los columpios, elevaba cometas, organizaba peleas de gallos y juegos de tirar la cuerda y dar patadas a un balón.

La Festividad de la Pura Claridad era muy rica en actividades y, por supuesto, los poetas también le prestaron mucha atención. Desde la dinastía Tang (618-907) hasta la Qing (1644-1911) se compusieron más de cien poemas alusivos a esa festividad. Así mismo, los pintores también dejaron obras hermosas y perdurables, algunas de ellas de larga extensión. Una de las más famosas pinturas que alude a la festividad lleva por título Qing Ming shang he (Ir al río durante Qing Ming), cuya versión original se le atribuye al pintor Zhang Zeduan (1085-1145). El rollo de pintura, horizontal, de más de cinco metros de longitud, captura la vida cotidiana mientras se desarrolla la Festividad de la Pura Claridad en la capital imperial de entonces, la ciudad de Bianjing (la actual Kaifeng, en la provincia de Henan). Hoy día existen de veinte a treinta copias de esa obra realizadas por diferentes pintores de varias dinastías.

POEMAS

Banquete en Casa del Taoísta Mei

el Día de la Pura Claridad

Meng Hao-ran (689-740)

Acostado en el bosque, melancólico; la primavera está en su esplendor;

miro la prosperidad de las cosas, abiertas con elevación.

De pronto me topo con el pájaro azul mensajero[i];

lo invito a entrar en la casa de Piñón Rojo[ii].

El horno[iii] comienza a encenderse;

el melocotonero mágico[iv] de veras floreció.

Puedo permanecer con el rostro de niño[v];

¡cómo escatimar emborracharse con el licor Liuxia![vi]

 

Comida Fría[vii] en el Río Si[viii]

Wang Wei (701-761)

Al lado de la muralla Guangwu[ix] me encuentro con el ocaso de primavera;

en Wenyang[x] mi huésped regresa[xi]; las lágrimas humedecen mi pañuelo.

Caen las flores en silencio; trinan los pájaros de la montaña;

los álamos y los sauces, muy verdes, ingresan al agua.

 

Comida Fría

Meng Yun-qing (c.725-¿?)

En el segundo mes[xii], las flores llenan las ramas al sur del río Yangze;

toma la comida fría lejos de su lugar natal; soporta la tristeza.

Pobremente vive; vierte lágrimas y no puede encender el fuego;

no está solo en el brillante día; por los hijos empuja hacia adelante.

 

Pura Claridad

Du Mu (803-852)

En la Festividad de la Pura Claridad llueve en abundancia;

en el camino los transeúntes están fuera de sí[xiii].

Pregunto dónde hay una taberna;

el joven pastor me indica lejos, en la Aldea de las Flores de Albaricoquero[xiv].

 

Pura Claridad

Wang Yu-cheng (954-1001)

Sin flores, sin licor, paso la Pura Claridad;

a gusto, tranquilo y solitario, como un monje budista.

Ayer me pidió fuego nuevo[xv] la familia vecina;

al alba, una lámpara en la ventana nos separa de donde estudio.

 

Suceso en el Dique de Su[xvi] el Día de la Pura Claridad

Wu Wei-xin (¿?-¿?)

Flores de perales; sopla el viento; de veras es la Pura Claridad;

los viajeros buscan a la primavera; salen a mitad de la muralla.

Al ocaso nos reunimos para ejecutar música y cantar;

los diez mil álamos y sauces pertenecen a los errantes orioles.

 

Pura Claridad

Gao Zhu (1170-1241)

En la cima de las montañas numerosos cementerios;

en la Pura Claridad se limpian las tumbas; se ofrecen sacrificios; la gente se aglomera.

Las cenizas de los papeles[xvii] vuelan; se convierten en blancas mariposas;

las lágrimas de sangre tiñen de rojo a los cuclillos.

Al ocaso los zorros[xviii] duermen en las casas;

de noche regresan los hijos; ríen delante de los faroles.

Si hay licor, necesario es emborracharse;

cómo una gota ya llega a las Nueve Fuentes[xix].

 

Jueju[xx]

Zhi Nan[xxi] (¿?-¿?)

En medio de la sombra de un viejo árbol amarro la barca;

sostenido por un bastón de quenopodio blanco[xxii] cruzo el puente hacia el este.

Con la ropa húmeda deseo mojarme en la lluvia de las flores de los albaricoqueros[xxiii];

el viento me sopla en la cara; no es frío; álamos y sauces al viento.

 

En el Camino con Comida Fría

Liu Yin (1249- 1293)

Llevan flores en el pelo las mujeres; relucientes regresan a sus casas[xxiv];

llevan palas al hombro; apiñadas, van a las tumbas.

La vitalidad y el sentimiento de diez mil antiguos aún existen;

siguen a los melocotoneros y a los ciruelos; en una vuelta se tornan nuevos.

 

Puesta de Sol en Primavera

(Según la melodía langtaosha[xxv])

Zheng Xie (1693-1765)

El tiempo de primavera tarde llegó despejado;

el cielo claro, las nubes puras;

en los pequeños pabellones, de pronto, se esparcen en la noche sonidos por las ventanas.

Acostado escucho el silbido del viento, el repiqueteo de la lluvia;

húmedo día de la Pura Claridad.

El orden de las estaciones es muy despiadado;

no consienten en permanecer;

no puede la primavera permanecer para ofrecérsela a los viajantes.

Olvido que el vestido de gasa de seda está empapado;

debajo de las flores, un delicado sonido.

[i] – De acuerdo con la leyenda, mensajero de la diosa Reina Madre del Oeste.

 

[ii] – Nombre de un inmortal, según la tradición. Aquí se refiere al taoísta Mei.

 

[iii] – El horno que utilizaba el taoísta para preparar la droga de la inmortalidad.

 

[iv] – De acuerdo con la tradición, la Reina Madre del Oeste, le ofreció al emperador Wu (156-87 a.C.) de la dinastía Han del oeste (206 a.C.-20 d.C.) melocotones mágicos para que lograra la inmortalidad.

 

[v] – No envejece porque tomó el licor mágico.

 

[vi] – Nombre de un licor mágico. Liuxia significa “Que fluye en el arrebol”.

 

[vii] – Comida fría que se toma la víspera de la Festividad de la Pura Claridad.

 

[viii] – Río que nace en la montaña Fang y desemboca en el Río Amarillo, en la provincia de Henan. En la antigüedad fue escenario de batallas.

 

[ix] – Antigua muralla en el noreste de la montaña Guangwu, en la actual provincia de Henan, en la China central.

 

[x] – Lugar de la provincia de Henan.

 

[xi] – El huésped regresa a su lugar natal.

 

[xii] – Segundo mes lunar.

 

[xiii] – Literalmente: almas partidas. Como si las almas hubieran abandonado los cuerpos.

 

[xiv].- Aldea ubicada en la provincia de Anhui, en la China central, donde Du Mu fue funcionario del 844 al 846.

 

[xv] – Durante las dinastías Tang (618-907) y Song (960-1279) existía la costumbre de no encender fuego el día previo a la Pura Claridad y por eso se tomaba comida fría. Al llegar el día de la Pura Claridad se encendía de nuevo el fuego y se le llamaba “fuego nuevo”.

 

[xvi] – El Dique de Su está ubicado en el Lago del Oeste, en la actual ciudad de Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, en la China meridional. El dique recibe su nombre porque fue mandado a construir por el poeta Su Shi (1036-1101) cuando fue magistrado en esa ciudad. Por eso a él se le llamó Su Dongpo (Su, Dique Oriental).

 

[xvii] -Monedas hechas de papel y que se queman como ofrenda a los difuntos.

 

[xviii] – Existía la creencia de que los zorros eran entes malignos que podían metamorfosearse en seres humanos.

 

[xix] – Era el lugar a donde iban los muertos después de inhumados.

 

[xx] – Un jueju (lit. “frase cortada”) es el tipo de poema más corto creado por los chinos. Está constituido por cuatro versos de cinco, seis o siete palabras.

 

[xxi] – Zhi Nan (lit. “Pensar en el sur”) es el seudónimo de este monje budista poeta.

 

[xxii] – El quenopodio blanco es una planta de tallos rectos que se usan como bastones para los ancianos.

 

[xxiii] – Lluvia que cae durante el Día de la Pura Claridad. En ese tiempo se abren las flores de los albaricoqueros y de ese fenómeno la lluvia toma su nombre.

 

[xxiv] – La expresión que se usa al final del verso es guining, que quiere decir: “volver la mujer recién casada a casa a visitar a sus padres”.

 

[xxv] .-Melodía que se tomaba como modelo en la dinastía Tang para componer poemas de acuerdo con ciertos tonos.

Sobre El Autor

Poeta, escritor, sinólogo, fotógrafo, artista visual y traductor. venezolano (Cagua, Aragua, 1951). Residió en Peking, China, donde estudió chino moderno y clásico, así como historia de la cultura china en la Universidad de Peking (1977-1982). De septiembre de 2001 a septiembre de 2008 fue agregado cultural de la Embajada de Venezuela en China. Textos suyos han aparecido en diversos medios de comunicación de Venezuela y China, entre otros países. También ha publicado los poemarios Ideogramas (Maracay, Venezuela, 1992) y Mudanzas, el hábito (Pekín, China, 2003), el libro de cuentos Calma final (Maracay, 1995), los libros de prosa poética Textos de las estaciones (Editorial Letralia, 2003; edición bilingüe español-chino con fotografías, Editorial La Lagartija Erudita; Peking, 2006), Postales (Corporación Cultural Beijing Xingsuo, Pekín, 2004), La casa que me habita (edición ilustrada; Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2004; versión en chino de Chang Shiru, Editorial de las Nacionalidades, 2006; Editorial Letralia, 2006) y Vestigios en la arena (Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2007), el libro de brevedades Desde el Cinabrio (Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2005), la antología digital de poesía y fotografía Intromisiones, radiogramas y telegramas (Editorial Cinosargo, 2008) y cuatro traducciones del chino al castellano, entre las que se cuenta Libro del amor, de Feng Menglong (bid & co. editor, 2008). La edición digital de su libro La casa que me habita recibió el IV Premio Nacional del Libro 2006 para la Región Centro Occidental de Venezuela en la mención “Libros con nuevos soportes” de la categoría C, “Libros, revistas, catálogos, afiches y sitios electrónicos”. Actualmente reside en Venzuela.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas