Aprende-a-usar-los-tacones-altos-sin-dañar-tu-espalda

SANDALIAS

Ubérrimo. La palabra justa para definir al tambo. Pero no para ella, salvo en palizas y agresiones. Siente vergüenza por haber tenido que apropiarse, robarse casi, lo que le pertenece por derecho. -Buen día,...
maxresdefault

LA ROSITA

Pasé tres años en cafúa. Nunca me anduvo el ser honesto. Recién salí y encontré un mundo cambiado. Mucha gorra, por la papuza. Ahora lo llaman paco. Es merca berreta que hacen con la merda que queda de la buena...
450_1000

SIN PERDÓN

Luego de un arduo y tramposo combate, pudo vencer al Monstruo. Decidió entregar sus restos al Fuego. Así lo hizo, y pudo descansar. Durmió profundamente y al despertar reconoció, al pasear su mirada alrededo...
whitepowder0807a

LA DE JUAREZ

El principio del invierno había traído consigo a un crepúsculo repentino que pincelaba de gris a ese bucólico paisaje de verdes praderas acuchilladas, haciendo que la tarde fuera muy corta y la luz un bien esca...
esma-memoria-abierta

¿FINAL?

La vereda estaba rota y caminábamos separados, mirando al piso para no dar un mal paso. Nuestra discusión, que ya acumulaba semanas y varias cuadras, estaba subiendo de tono y tomando el mal cariz de los último...
landscape-1487072016-lamb-spring

MARGARITA

El calor apretaba, ayudándole al mediodía a parir la siesta. En ese silencio pesado, a la sombra del sauce, los perros dormitaban. Margarita lo vio levantando polvareda al galope de su tobiano, acercándose p...
6fdce24a5dfe66a0ffb035a2f6155389

ETTO Y ETTY, UNA HISTORIA

En Palermo, capital de Sicilia, Italia. Abril de 2009   Mi sensación de amargura se acentuó al subir a la limusina. Miré la nuca de Enzo quien, ajeno a todo salvo a conducir, volvió a preguntarme ...
3009705b81ffe9c47c9fcbda84096904

GANAS

-Guardia ¿algún movimiento? -No, mi teniente, nada. -¡Qué quietud! Si esto sigue así, ¿para qué nos enviaron?-exclamó con voz airada- Me devoran las ganas. ¡¿Para cuándo, carajo?! Las palabras del biso...
2254a8c374c59d61ef8756fd920ccfee

EL QUÍA

El quía era un tipo común. Petizo y chueco, sesentón, con caripela amarronada de tano del sur coronada con pelo crespo, canoso y abundante. Los que llamaban la atención eran sus ojos negros, que junaban con des...