La bestia invisible es el pasado, la guerra, los abuelos, el miedo, el deseo atrevido y todo aquello que colabora a los fantasmas personales. Cuerpos violentos como átomos ardidos se detienen en la penumbra a presentarse desde lo que son y a partir de lo que fueron.

19747739_10212903417358448_1771127733_o

Dirigida por Nayla Pose con textos de los actores, la obra sugiere una creación colectiva que logra constituirse como una sola pieza. Desde los personajes se abren hipótesis de la bestia que a su vez ellos mismos irán hilando para armar un bestia que se respirará en el aire. Habrá vestigios de las guerras mundiales, de décadas cercanas ya en el barrio, dentro de casa, el olvido de papá y la supervivencia de los distintos, de los contrahegemónicos, de los no poderosos.

Los recursos escénicos desnudan al teatro, el vestuario es un tema libre, la iluminación logra climas. Hay detalles preciosistas que aparecen también desde el plano sonoro y una imagen total bien acompañada de la gráfica. Por momentos, el uso de celulares como fuente lumínica resulta un suicidio poético, pero luego ubica a la obra en su tiempo, colabora a saber quién y desde dónde habla. Los aparatos en escena llegan a confundirse con los dispositivos móviles de los descuidados de siempre que reciben mensajes y notificaciones durante la función. Extrañé la estética y delicadeza de las linternitas de Once, pero me toca asumir que mi lectura es clásica y anticuada, ahora quienes hacen teatro ya no ven distinción entre un dispositivo y el otro, mecanismo funcional y actualización del objeto signo. la arquitectura del lugar también será un recurso incorporado naturalmente a la escena sin una mayor búsqueda de artificios.

19747996_10212903421958563_1311167502_o

Conduce a un nutrido pensamiento y el orden de los factores pareciera potenciar el producto, sobre todo en su apariencia de rizoma. Estrellas en un cosmos de Mercurio, puro pensamiento en forma de recuerdo.

Un cadáver exquisito que constituye un sólo cuadro, joven, que mira al pasado pero también a sí mismo, que asume su lugar y sus recursos, que se presenta, ante sus pares y ante su público. Personajes que van boyando de uno a otro, rebotando y siendo fagocitados, por la escena y entre ellos. Una propuesta existencialista actuada por Emmanuelle Cardon, Florencia Halbide, Germán Leza, Paola Lusardi, Federico Manzioni, Loló Muñoz, Julián Ponce Campos, Nahuel Saa, Lucia Szlak, Marian Vieyra que se puede ver todos los sábados a las 22hs en el teatro El Brío, Alvarez Thomas 1582.

18986584_10212615164912317_1660560580_o

Podés saber más de la obra entrando en: http://www.alternativateatral.com/obra51092-la-bestia-invisible

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Candelita Gomez

Nació en Buenos Aires en 1986. Trabajó durante quince años en diversas puestas en escena como directora, dramaturga, asistente y actriz. Exploró el universo audiovisual, realizó su cortometraje ESTERTOR y escribió otros guiones. Se formó en teatro, dramaturgia, danza Butoh y contemporánea. Colaboró en correcciones y traducciones de guiones de cine, poesía y narrativa. Trabajó durante ocho años en el Museo Nacional de Bellas Artes donde, durante el 2015, produjo el ciclo Bellos Jueves. Actualmente trabaja en la Biblioteca Nacional, se forma como docente en letras y escribe por necesidad vital.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas